Pedalear es un placer

Pedalear es un placer, pero si vas en una brompton junction dicho placer se multiplica por las facilidades de esta marca para ganar en velocidades y comodidades de adaptarse a cualquier terreno.

 

En posición de pedaleo, el triángulo basculante posterior de la bici se apoya sobre una pieza de goma que le proporciona suspensión, manteniéndose en su lugar por el peso del ciclista, lo que desconcierta a algunos. En la parte izquierda hay un pedal plegable de plástico y aluminio (de titanio como opción), propio de Brompton, mientras que en la parte derecha hay un pedal estándar de plástico.

 

El manillar es de aluminio, con 3 opciones disponibles, incluido el tradicional en forma de U. Las manetas de freno son de aluminio, y los frenos presentan un diseño tradicional en forma de U. Los guardabarros son de plástico y varillas de aluminio, con un faldón de tela al frente y uno de goma atrás para una protección adicional.

 

El peso, es otra de las ventajas al pedalear, pues aunque el resultado final depende del modelo y la configuración, el peso medio de estas bicis oscila entre 9 y 12,5 kg. (20 – 28 libras).